Pérdida del oído y envejecimiento

Pérdida del oído y envejecimiento

La pérdida de la capacidad de oír bien es una de las patologías más asociadas a la edad. Y no es en vano, ya que en España, unos tres millones de personas de más de 65 años padecen lo que técnicamente se conoce como presbiacusia, la pérdida de oído debido a la edad. Esto significa que una de cada cinco personas mayores tienen problemas para oír bien.

La pérdida de la capacidad auditiva, asociado a otras disfunciones del envejecimiento, puede ser un grave problema para el afectado. El hecho de no oír bien puede conllevar que no se entiendan bien las conversaciones con familiares y amigos, ni se capte lo que se dice en la televisión, la radio, el cine o el teatro. Y esto limita la vida social y familiar de los afectados, con el impacto que puede provocar en su salud psicológica. Pero también puede suponer que no se entienda bien al médico, que no se oigan los coches en la calle o las eventuales señales de alarma, lo que puede provocar situaciones de riesgo.

Causas de la presbiacusia

La causa principal de la presbiacusia es la degeneración de diversas partes del oído interno -un órgano muy complicado y delicado- debido a la edad. Pero los especialistas también han identificado algunas causas secundarias que pueden intervenir en la pérdida de oído:

  • Factores ambientales
  • Traumatismos craneales
  • Una exposición prolongada a ruido fuerte y continuado
  • Infecciones del aparato auditivo
  • Padecer hipertensión arterial
  • Ser diabético
  • El uso de medicamentos que pueden dañar el oído interno, como algunos fármacos que se usan para la quimioterapia.

Test de autodiagnóstico

Hay que tener en cuenta también que, generalmente, la pérdida de la capacidad auditiva se produce de manera progresiva y lenta, por lo que al afectado le cuesta detectar que va perdiendo oído. Varios especialistas recomiendan que, si se sospecha que puede tener un problema auditivo, se responda este sencillo cuestionario y si la respuesta es afirmativa en tres o más preguntas es que quizás tiene problemas y necesita ir al especialista:

  1. Cuando conoce a alguien por primera vez, se avergüenza porque le cuesta entenderlo?
  2. Se siente frustrado cuando habla con familiares y no oye bien lo que dicen?
  3. Le cuesta oir o entender a sus compañeros de trabajo o clientes?
  4. Se siente limitado o restringido por tener un problema de audición?
  5. Cuando visita familiares, amigos o vecinos, tiene problemas para oírlos?
  6. Se le hace difícil comprender lo que se dice en el cine o en el teatro?
  7. Discute a veces con familiares porque no oye bien?
  8. Tiene problemas para oír la televisión o la radio al mismo volumen que otras personas?
  9. Cree que sus problemas de audición limitan su vida personal o social?
  10. Se le hace difícil oir a sus familiares o amigos en un restaurante?

Varios tratamientos

El tratamiento de la presbiacusia depende de su gravedad y por ello algunos funcionan mejor en unas personas que en otras. Pero hay varios aparatos y ayudas que pueden mejorar la pérdida de la audición. Uno de los más comunes es el audífono, un aparato electrónico que se coloca en la oreja y que hace que los sonidos sean más fuertes. Quizás hay que probar varios audífonos para identificar el mejor para el afectado.

También existen los implantes cocleares -se colocan en el oído interno-, los sistemas auditivos fijados en el cráneo -que esquivan el conducto auditivo- o dispositivos de amplificación para los teléfonos. Otra opción es aprender a leer los labios, que puede ayudar a seguir una conversación. De todos modos, lo primero que hay que hacer, en caso de sospechar que se tienen problemas auditivos, es visitar al médico, que es el que mejor nos puede indicar el camino a seguir.

Varios estudios también indican que los niveles altos de ácido fólico -Vitamina B9-, haber tenido formación musical a lo largo de la vida y seguir una dieta baja en calorías pueden contribuir a retrasar la edad en qué aparece la pérdida de audición.

Deja una respuesta